El lazarillo de Tormes, es una de las historias más importantes de la literatura española, donde su género es picaresco y relata la vida completa de un joven que por su condición social se ve en la obligación de trabajar como sirviente o criado para otras personas.

Este libro tiene siete tratados sobre las aventuras y desgracias que le ocurren al personaje principal que es Lázaro, todo esto ocurrió en la época de Oro de la época Española., donde su autor hasta los momentos se creía que era anónimo.

Los tratados del lazarillo de Tormes

Esta obra literaria es un punto importante y culminante para la literatura Española, ya que la misma se anticipa incluso a la conocida obra de Don Quijote de la Mancha, escrito por miguel de Cervantes. Para el Lazarillo de Tormes siempre hubo mucha confusión sobre quien era su autor, tan así que fue publicado como Anónimo.

Pero, para el año 2010 la paleógrafa Mercedes Agulló, presento un gran trabajo donde demostró pruebas fehacientes de que su autor es el señor Don Diego Hurtado de Mendoza, que fue una personalidad importante para el siglo XVI en la ciudad de Andalucía.  

Esta información la encontró la paleógrafa entre los restos de papeles de López de Velazco, quien era el encargado de escribir el testamento de Hurtado de Mendoza, cuestión que durante mucho tiempo nadie había podido conseguir.

Esta información es sumamente importante, ya que esta obra es considerada la primera novela escrita moderna, sobre todo por el hecho de ser anterior a Don Quijote, lo cual es considerada como la base y la inspiración de Cervantes para crear así su obra.

El primer tratado

Aquí conocemos al joven Lázaro, donde se desenvuelve la mayor parte de la historia. Este chico es de origen muy humilde según la época, el nació cerca del rio Tormes donde vivía con sus padres; su padre Tomé González fue acusado de robo, por lo que su sentencia fue ser criado de un caballero, que durante una expedición murió.

La mamá de lázaro se mudo con su hijo a la ciudad para poder trabajar como criada de los mozos de caballeros, allí salió con un caballero de piel negra, por lo que la época estaba muy mal visto y lázaro lo acepta porque llevaba mejores comida a la casa.

Cuando la mamá de lázaro tiene un hijo mulato, su pareja roba y lo capturan para ser azotado. Es por ello que la señora Antonia Pérez (madre de lázaro). Le da permiso para que trabaje con un ciego, quien al poco tiempo descubrió que era muy avaro, pero le enseño como era la vida realmente.

Segundo Tratado

Al escapar del ciego, Lázaro se convierte en un mendigo, pero después se pone a trabajar para un Clericó. El joven creyó que con este trabajo le iría mejor, pero la verdad es que el clericó era tan avaro como el mismo ciego que había dejado atrás.

En este trabajo solo le daban alimento cuando podían ir a un entierro, del resto el joven no comía nada por parte del clericó, cuando lázaro ve su situación, vuelve con su ingenio para poder robar el pan que daban en misa y así poder comer mejor de lo que hacía.

El joven lázaro consiguió poder hacer una copia muy buena de la llave donde guardaban el pan y así poder robarlo y cuando le preguntaban el culpaba a los ratones, pero esta mentira no duro mucho porque lo descubrieron y fue echado a la calle.

Tercer tratado

Al salir de la casa del clericó, lázaro se fue a la ciudad de Toledo, donde durante 15 días estuvo mendigando, pero allí conoció a un escudero que le propuso ser su criado y creyendo que así el no pasaría hambre acepto.

Al llegar a la casa del escudero se dio cuenta que él era tan pobre y que solo le gustaba guardar las apariencias antes los demás, para así nunca pedir limosna. Lázaro tuvo que seguir pidiendo en las calles y así poder también ayudar a su nuevo amo para que comiera.

Pero en la época que prohibieron limosna lázaro sobrevivió solo por sus vecinas, mientras que el escudero duro 8 días sin comer y cuando tuvo un real mando a lázaro a comprar pan, pero cuando el arrendadero fue a cobrar, el escudero desapareció dejando a lázaro nuevamente a su suerte.

Cuarto Tratado

Las vecinas al ver a Lázaro sin amo, le ayudan a conseguir uno nuevo, donde le presentan al Fraile de la Merced, un hombre religioso que le gustaba mucho las aventuras y los paseos largos.

Con este nuevo amo Lázaro lo siguió, a los 8 días de caminatas largas rompió sus zapatos y este amo fue el primero que le dio unos zapatos nuevos para que siguiera con el en sus paseos, esta vez fue Lázaro cansado de las caminatas que abandono a su amo.

Quinto Tratado

En este tratado se ve a lázaro con un nuevo amo que es un Buldero, un hombre al servicio de la iglesia. Este amo estaba con trato con el alguacil de la ciudad para poder vender las bulas, que no son más que unos documentos de la edad media que certificaban que una persona quedaba absuelta de un pecado o una falta.

Como las ventas no eran buenas, estos personajes su inventaron una resurrección, donde Lázaro al darse cuenta abandona a su amo para conseguir a uno que sea más honesto.

 Sexto Tratado

En este nuevo tratado Lázaro comienza a trabajar con un pintor de panderos pero al poco tiempo lo abandona; en una iglesia se consigue con un Capellán quien sería su próximo amo y él le otorga un asno con 4 cantaros de agua para que lo venda por toda la ciudad.

En este nuevo trabajo a lázaro por primera vez le fue bien, porque ganaba comisiones de sus ventas y así pudo comprar ropa usada y una espada para cambiar de apariencia, al paso de 4 años el abandona a su amo y su nuevo oficio.

Séptimo Tratado

En este tratado se ve a Lázaro como pregonero de Toledo, un trabajo honrado que no le daba para lujos pero le permitió salir de miserias, al poco tiempo el Arcipreste de San Salvador lo casa con una de sus criadas y a pesar de las habladurías él se hizo oídos sordos para así estar feliz y alcanzar la estabilidad que tanto deseaba en su vida.

Dejar un comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: