García Márquez

Separar a un hombre de su obra es bastante difícil; sobre todo, cuando esa obra se erige en la voz de un continente y se transforma en el grito altisonante de más de 400 años de aculturación y desconocimiento. 

García Márquez, el cuenta cuentos, el periodista, el premio Nobel, el colombiano, el Gabo, el autor de Cien años de soledad, no sería lo que es hoy si lo despojamos de todo lo que nos legó.

El niño Gabriel

El 6 de marzo de 1927, nace Gabriel José de la Concordia García Márquez; ese mismo año aparece El lobo estepario, de Herman Hesse, coincidencia que pareciera marcar el sino del escritor colombiano.

La novela de Hesse, de las más célebre obras, mezcla aspectos autobiográficos con elementos fantásticos, como hito premonitorio de lo que será gran parte de la narrativa de García Márquez.

En Aracataca, departamento del Magdalena, el Gabo ve por vez primera la luz del mundo, asistido por sus progenitores Luisa Santiaga Márquez Iguarán y Gabriel Eligio García. 

De alguna manera, la historia de los amores de Luisa Santiaga y Gabriel Eligio, quienes terminarán casados, quedaría plasmada en una de las novelas más insignes de García Márquez, El amor en los tiempos del cólera.

En un principio, por considerarlo inadecuado para su hija, el coronel Nicolás Márquez, padre de Luisa, se niega a que tenga relaciones con Gabriel, quien había llegado para trabajar como telegrafista.

Habiéndose hecho farmacéutico, Gabriel Eligio decide mudarse a Barranquilla llevándose con él a Luisa. El Gabo, recién nacido, queda en Aracataca con sus abuelos hasta la muerte del coronel, cuando el niño tenía 8 años cumplidos.

Estos primeros años de convivencia con sus abuelos marcarán profundamente la vida y obra de Gabriel García Márquez; muchas de las cosas que recibió de ellos, material y espiritualmente, las reflejó en varias de sus narraciones.

Muerto su abuelo en 1936, García Márquez va a vivir con sus padres en Sucre, quienes lo ingresan en un internado en Barranquilla. Aquí, sus compañeros lo apodan El viejo, dado su carácter tímido, serio y su poca aplicación a las actividades deportivas.

En 1940, cursa estudios secundarios en el colegio San José; luego pasará al Liceo Nacional Zipaquirá, destacando en fútbol, béisbol y atletismo, fungiendo como capitán en cada una de estas disciplinas.

Un único amor para toda la vida

En 1958 García Márquez se casa con Mercedes Bercha, cuyo padre, al igual que el del Gabo, también era farmacéutico. A esta mujer la había propuesto matrimonio cuando él contaba apenas con trece años de edad.

Con Mercedes tendrá dos hijos: Rodrigo, nacido en 1959, cineasta en Nueva York y Gonzalo, quien nació en 1962, diseñador gráfico en México.

El Gabo periodista

Su obra literaria hace sombra a todo lo que este notable escritor hizo en y por el periodismo: 

– Siendo aún estudiante de derecho, comienza su carrera periodística en el periódico El Universal de Cartagena, entre los años 1948 y 1949.

– Con el seudónimo de Septimus, escribe una columna para el diario El Heraldo, de Barranquilla, publicada entre los años 1950 y 1952.

– En estos años, se hizo miembro del Grupo de Barranquilla, un grupo informal de periodistas y escritores.

– En estos mismos días, García Márquez se asoma a las obras de Virginia Woolf y William Faulkner, de gran influencia en su forma de abordar las técnicas narrativas, la historia y los ambientes de provincia.

– En opinión del Gabo, incursionar en el periodismo era una forma de mantenerse en contacto con la realidad.

– En 1954 para incorporarse al grupo de trabajo de El Espectador, en Bogotá, como reportero y crítico de cine.

– En El Espectador, en 1955, publica Relato de un náufrago, el cual levanta una gran controversia. Basado en un hecho real, su final motivará el envío de García Márquez a París como corresponsal extranjero del diario. 

Relato de un náufrago fue una serie de 14 artículos en los cuales Alejandro Velasco, sobreviviente del naufragio del destructor A.R.C. Caldas desmintió la versión oficial exponiendo hechos que desacreditaban a las autoridades. 

– En 1960 trabajó en la agencia de prensa creada por el gobierno cubano, Prensa Latina.

– En 1974, funda junto a periodistas e intelectuales de izquierda la revista Alternativa, que duraría hasta 1980.

– El primer número agotó su edición al contar con un artículo de García Márquez acerca del bombardeo sufrido por el Palacio de La Moneda en 1973.

– En 1994, Jaime Abello, Jaime García Márquez y el Gabo crean la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano (FNPI), con sede en Cartagena de Indias.

Gabriel García Márquez sería presidente hasta el momento de su muerte. En su honor se creó el Premio Gabriel García Márquez de Periodismo.

GABRIEL GARCÍA MÁRQUEZ

García Márquez, el escritor

Vale decir la obra de García Márquez trascendió barreras políticas, lingüísticas, culturales, para hacerse conocer en todos los rincones del mundo.

Habrá pocas personas que no reaccionen al oír hablar de Cien años de soledad, El amor en los tiempos del cólera o El coronel no tiene quien le escriba, para mencionar solo algunas de sus novelas, sin olvidar por ello el resto de su obra narrativa.

El Espectador, diario de Bogotá, publica su primer cuento en 1947, titulado La tercera resignación y en 1955 se publica su primera novela, La hojarasca. Pero el éxito no llegará sino hasta 1967, con Cien años de soledad.

Testimonios cinematográficos de algunas de las obras de García Márquez son:

  • En este pueblo no hay ladrones, 1964.
  • La viuda de Montiel, 1979.
  • Eréndira, 1983.
  • Crónica de una muerte anunciada, 1987.
  • El coronel no tiene quien le escriba, 1999.
  • El amor en los tiempos del cólera, 2007.
  • Del amor y otros demonios, 2009.
  • Memoria de mis putas tristes, 2012.

Lo genial, lo poético, lo real maravilloso y lo mágico de un continente forjado por los descendientes de una trilogía de razas, se hacen manifiestos en la narrativa y obra general del Gabo.

La visión mágica del negro, la mirada supersticiosa del blanco y el concepto mitológico de la realidad del indígena se acrisolan en la narrativa de uno de los genios impulsores del boom literario latinoamericano de los años sesenta.

Dejar un comentario

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: